Las clases
Agenda
¿Quiénes somos?
Sugerencias
Contacto






“Esta milonga compadrona y callejera”


Durante el año 2018 me nació una inquietud; ¿por qué cuando vas a bailar a las milongas y ponen -las tandas de milonga- poca gente se anima? De esa poca gente pocos la bailan “como la caña al borracho” o “el cuchillo al asado”.

Yo mismo me dí cuenta que le tenía demasiado respeto, este, me impedía tener la confianza necesaria para cazar, o me caze, su mágica rítmica juguetona que pone tu cuerpo en tiempo.


Investigando me di cuenta que si bien la oferta de clases de tango es muy amplia y variada, casi nadie enseñaba o se especializaba en la milonga. Quien sabe, quizás por ser la hermanita mayor del tango se la daba por obvia.


Siempre sentí que la milonga, si bien esta emparentada con el tango en cultura e identidad, es otra danza. Tiene su propia música, su cadencia, su estética y sus yeites propios, que si bien algunos comparte con el tango, dista lejos de ser tango. ¡Milonga es milonga!


Las clases que en el pasado había tomado con maestros reconocidos en esta y observando a bailarines que me encantan como la bailan, le fui descubriendo el gustito especial que tiene, además de ser muy anaeróbica es por sobre todas las cosas divertida, juguetona, pícara, creativa. Es mandinga abrazado mejilla a mejilla con la mulata o la china levantando polvo mientras se revolea el percal. Es bien gaucha y bien negra. Es potro mal domado.


En febrero de 2019 apareció la oportunidad de hacer realidad El Milongón, un espacio concreto para aprender a bailar solo milonga y con los grandes maestros/as del género, ¿quienes sino? y después de la clase quedarte practicando libremente. Y si ya bailas milonga y querés practicar, tengas un espacio donde bailar y bailar. ¡Ah!, ¡la clase a precios populares y la práctica gratis!




“Como esas cosas que nacen sin causa y razón” apareció La Rosca Cultural, un centro cultural que se estaba iniciando, con el que pegamos onda de inmediato y quien recibió con entusiasmo el proyecto y además apostó poniendo todos sus medios al éxito del mismo, brindando todas las comodidades que un espacio así requiere. Nuestro agradecimiento para La Rosca Cultural es infinito.


Febrero, marzo, abril....hasta hoy, una vez a la semana de clases magistrales y práctica nos permite cada sábado conocer a grandes maestros/as y poder interactuar conociendo su sabiduría, sus vivencias, sus historias de vida y acariciando su legado. Y sobre todo llevándote milonga en tu cuerpo y en tu corazón.

¡Gracias a todos/as los maestros/as que vinieron, vienen y vendrán! por su generosidad y amor a esta maravillosa cultura llamada tango.


Ya sabés, si querés aprender a bailar la milonga venite a -El Milongón- que vas a aprender cada sábado con un maestro/a distinto/a y después te quedás a practicar en un ambiente cálido y acogedor ¡hasta romper los zapatos!.


Te esperamos :)

Guillermo “Zorba” Brizuela (Organizador de El Milongón)







WebMaster